MANEJO DE PATALETAS (MOMENTOS DE ENOJO)

 Image courtesy of David Castillo Dominici at FreeDigitalPhotos.net ¿CÓMO SE MANEJAN LAS PATALETAS CON DISCIPLINA POSITIVA? Recientemente me hicieron esta pregunta, y me encantará compartir con todos las estrategias que podemos utilizar.

Para empezar, mejor hablemos de enojo, momentos de ira, rabia…. cuando desde el mismo nombre tú le cambias la perspectiva a un sentimiento que tú mismo -como adulto- tienes, mas fácilmente puedes tener empatía con el otro: Cuando digo “Mi hijo está furioso!!!” Puedo recordar cuando yo he estado furiosa en la vida adulta, tan molesta que quiero acabar con el mundo, pero no lo hago por que he ganado algo de Autocontrol.  Ahí, uno mismo tiene la respuesta, debo concentrarme en ayudar a mi hijo a generar autocontrol. No es la meta entonces que mi hijo deje de sentir rabia/furia, pues es imposible y lo sé por mi propia experiencia. En cambio ningún adulto se puede reconocer a sí mismo haciendo pataletas, las pataletas las conceptualizamos como expresiones absurdas, sin razón, exageradas, con objetivos manipuladores, etc. .. y no, no es fácil aceptar que las vivimos en nuestra propia vida adulta, por lo cual es mas difícil empatizar con el niño.

Teniendo esto en mente, y sabiendo que es imposible controlar el comportamiento de otro, hablemos de como manejar la situación, entonces la pregunta sería: ¿CÓMO MANEJO LOS MOMENTOS DE ENOJO DE MIS HIJOS CON DISCIPLINA POSITIVA? Primero sintiendo empatía, recuerda que los sentimientos no son ni buenos ni malos, todos los tenemos y están ahí porque son útiles.  Esto también nos ayuda a tomar distancia emocional, mi hijo está furioso, es un sentimiento de MI hijo, no es nada contra mí. Ese sería el paso dos, tomar distancia emocional, no intentar remediar o eliminar los sentimientos de enojo es una manera de mostrar respeto por lo que nuestro hijo siente. Hagamos este ejercicio: Visualiza que llegas de la calle, venías caminando y pasaste frente a un charco de agua,  en ese momento un auto con dos jovencitos pasa acelerando por el charco y se nota como, a propósito, quieren mojarte con esta agua sucia. El carro se aleja veloz pero casi puedes oír sus risas, tu ropa queda pegajosa y tu piel sucia con el agua… Incluso el cabello te ha quedado hecho un desastre. Estás cerca de casa así que llegas muy enojado, vociferas y te quitas la ropa furiosos en la puerta –no sea que también se ensucie la casa-. En casa está la tía Rosa, quien te ve discutiendo y con su autoritaria te dice “Cálmate, no ha pasado nada, sólo debes quitarte la ropa y dejarla en el cesto. ¡Vamos! Vente a jugar ajedrez conmigo” Como te sentirías, quizá por ese autocontrol ganado no gritarías a la tía Rosa, pero de seguro pensarías “¡¡¡Acaso no se da cuenta!!! ¡¡¡Estoy furioso!!! ¡¡No tengo ganas de jugar a nada!! ¡¡Quisiera encontrar esos jóvenes y hacerles lavar mi ropa!!” Así que las buenas intenciones de la tía Rosa solo te han puesto mas molesto. ¿Que pasaría en cambio si la tía Rosa, al verte tan alterado, pregunta qué paso y luego escucha en silencio cómo descargamos todo nuestro enojo, luego en un momento oportuno apoya su mano en la nuestra y nos muestra toda su comprensión a lo que sentimos?
Retomando entonces, las herramientas en los momentos de enojo de nuestros hijos son la empatía,  distancia emocional, cercanía corporal (dar la mano o abrazar) y escucha activa. Muchos niños pequeños en estos momentos de enojo necesitan descargar físicamente su sentir, por lo cual pegan puños o patadas, si reconocemos que nuestros hijo NECESITA hacerlo, guíalo a lo que sí puede golpear (almohadas, cojines, sillones, muñecos, etc) y  no permitas que te golpee a ti o a otros, así que mientras aprende podrías darle algo de espacio para que no te golpee, firme y amablemente dile que “No permito que me pegues o que le pegues a otra persona, pero puedes descargarte con X cosa”. Cuando nos respetamos a nosotros mismos estamos enseñando a nuestros hijos para cuando en el futuro alguien quiera golpearlos o abusar de ellos de otra manera.

Entre nuestras herramientas de cómo prevenir un gran ataque de ira de nuestros hijos, tenemos: –       Anticiparse –       Distraer –       Modelar el manejo de nuestros ataques de ira –       Crear un espacio para relajarse  -Tiempo Dentro (en contraposición con el tiempo fuera) –       La rueda de las opciones de calma –       Llevar a acuerdos –       Crear juntos rutinas –       Entre otras.

Anuncios

ENERGIA FEMENINA

 

Hoy es el día de la Mujer y de corazón no me gusta tanto esta celebración, no me gusta el tono sexista y comercial con que se trata. Nos auto-halagamos como mujeres, exigimos reverencias y al final… es nuestro ego herido quien habla, no nuestro corazón. Pero si se replanteara la forma de celebración, si creo que esta fecha es necesaria, el valor a la energía femenina SI necesita ser exaltado.
Vivimos bajo una cultura que se rige bajo la masculinidad, las mujeres que “triunfan” lo hacen en muchos casos, bajo parámetros masculinos de competitividad, fuerza, disciplina, orden, razón, desarraigo emocional.
Las mujeres occidentales nos creemos liberadas y realmente hemos colonizado nuestro corazón con los valores masculinos. Pensamos que el hombre y la mujer deben ser iguales, cuando la gran riqueza esta en ser diferentes, con los mismos derechos por supuesto, pero no iguales, la energía masculina (Yang) y femenina (Ying) se complementan, ninguna es mas ni mejor.

En nuestra cultura necesitamos dar mas valor hacia lo privado, a la ternura, la belleza, el amor, la sensibilidad, la intuición, valores femeninos que todos los seres humanos tenemos dentro independientemente de nuestro género, Pues cada uno es un Ying/Yang, una mezcla del femenino/masculino, pero estamos dejando masculinizar el mundo, nuestro mundo interno y universal, dándole mas valor al actuar sobre el sentir, a los resultados versus el proceso, a la reacción en vez de la observación, a la exigencia sobre la contención.
 
La energía femenina esta anémica en nuestro mundo, ni las mujeres la alimentamos, por que no la  valoramos, y esta debería ser la reflexión: Reconocer que ambas energías, masculina y femenina, son vitales para que haya armonía.
 

Hombres y mujeres debemos encontrar este balance interno, solo así podemos restablecer  el balance en el mundo.

LIMITES – REGLAS – ACUERDOS

Reunión familiar Cada vez que sale el tema de disciplina positiva y no punitiva, muchas dudas surgen a los padres, pero una de las    dudas más fuertes es acerca de las reglas o límites con los hijos ¿Existen las reglas? ¿Cómo manejan los límites?

Hace poco sostuve una conversación en el chat con una amiga, madre de mellizas adolescentes (casi 13 años) y otra menor de 7 años. Ella me hacía esta pregunta y, luego de tener su autorización, les comparto lo que concluimos en nuestra charla.

Amiga: “Apenas empiezo a entender este modo de formar y educar que ustedes manejan, todavía no entiendo bien eso de “no reglas”, tanto mi esposo como yo y nuestros padres somos abogados, entenderás que vivimos en un modo de vida lleno de reglas y las hemos puesto en casa. De hecho bastante seguido les recuerdo cuáles son.

Pero definitivamente ha habido un gran cambio en casa: casi nada de gritos, nada de nalgadas, mucha plática. Y de mi parte muchos abrazos y besos. Pero: Qué más podemos hacer para formar 3 seres plenas, empáticas, con gran autoestima y seguras de sí mismas?¿Cómo funciona eso de no reglas? ¿No será mucho pedir para mamá, papá, abogados?

YO: “Pues te felicito por los avances que me compartes, no es camino fácil pero si uno muy satisfactorio. Sobre las reglas, es un concepto que me encantaría ampliarte.
Entendiendo las reglas como algo rígido, que viene de afuera y que si la traspaso o rompo me califica de “malo”, estas reglas son las que no compartimos en Disciplina Positiva, pues una regla así puede invitar (sobre todo a los adolescentes) a romperlas, a retar la autoridad de quien las vigila. O por el contrario, según personalidad, invitan a ser sumiso y pensar  sino no puedo hacer nada contra esto, no importa lo que piense o haga, me resigno.

Por otro lado, como seres humanos tenemos la necesidad de vivir en comunidad, lo necesitamos y deseamos, por lo cual crear habilidades a nuestros hijos para vivir en comunidad es una gran necesidad. ¿Cómo les enseño esto? Teniendo en cuenta sus opiniones y llegando juntos a acuerdos de convivencia, teniendo claro cuáles son los valores familiares (no violencia, rectitud, amor, verdad, paz, etc). Creando un espacio para presentar tus necesidades, ej. “Yo me preocupo demasiado si están fuera de casa en la noche”, así que el acuerdo al que llegarán para su hora de regreso a casa no será una regla que pruebe tu poder autoritario, sino un acuerdo basado en tu necesidad de protegerlas y la necesidad de ellas de tener una madre en paz. Y ahí, debatir sobre la hora de entrada, y llegar juntos a un acuerdo, este acuerdo debe ser respetado así que muchos dirán que se ha establecido una “regla familiar” y en ese sentido podría ser, así que la invitación es a sentarse con los niños a definir cómo pueden ir respetando las necesidades de todos, llegar a acuerdos de convivencia.

Y creo que tú y tu esposo como abogados, tienen muchísimas y valiosas herramientas de cómo llegar a acuerdos.

Los acuerdos, así como las necesidades de todos en casa, son cambiantes en el tiempo, así que vale la pena tener abierto un espacio de diálogo donde se pueda revisar qué ya es obsoleto o qué debe modificarse o permanecer igual, a esto en disciplina positiva le llamamos reuniones familiares”.

Amiga: “aaaaaahhhh ok, te responderé con una pregunta a ver si capté la idea. ¿Se trata entonces de un sistema democrático? en el que todos/as participan en definir los límites, con base en el respeto de los derechos, tanto de la “comunidad” (familia) como individuales, y ¿en cooperar para satisfacer las necesidades de cada uno/a???

Más que regla unilateral son reglas bilaterales o plurales dentro de uno o varios convenios familiares?? ¿algo así?? jajajaja necesito entenderlo desde mi óptica jurídica. Espero no haber enredado más el concepto”

YO: “La única diferencia con un sistema democrático en donde la mayoría gana, es que acá solo hay acuerdo si todos lo aceptan, si no se llega a un acuerdo común, es mejor esperar unos días y luego replantear, a veces el tiempo nos da perspectiva e innovadoras soluciones.”

Amiga: “O sea que se acuerda por unanimidad y no opera por mayoría.

Me parece muy interesante”

YO: “Además, cuando niños y adolescentes participan en la elaboración de los acuerdos, están mas dispuestos a respetarlos.”

Amiga: “Me quedó claro, o sea que al final sí hay reglas, pero reglas que tienen en cuenta a todos. Gracias”.

YO: “Fue un placer, saludos a las niñas!”

Y por si alguno de ustedes, padre o madre de niños pequeños se pregunta como hacerlos con sus hijos, les recomiendo dar opciones limitadas en estos acuerdos, por ejemplo ¿Leemos un cuento y luego nos ponemos el pijama ó, con el pijama puesto leemos en cama?

 

Pámela Moreno A.

Certificada como Educadora de Padres por Positive Discipline Association