¿Demandar obediencia ó motivar a la colaboración?

Durante estos años como entrenadora de padres, pero sobre todo como mamá, siento cada día la urgencia por demandar obediencia, queremos que las cosas se hagan a nuestra manera y en nuestros tiempos, pero cuando esto involucra a otros adultos nos obligamos a respetar sus tiempos y a respetar sus ideas, nos obligamos a buscar acuerdos donde ambos adultos estemos cómodos, por qué no llevar ese mismo comportamiento a la necesidad de obediencia con nuestros hijos?
Siempre que expongo esta idea, siento ese temor en padres y maestros; el miedo de cultivar la irresponsabilidad y el egoísmo les hace un nudo en la garganta porque todos queremos cultivar niños sanos socialmente. Entonces aclaremos esto, no demandar obediencia no significa no enseñar responsabilidad, ¡todo lo contrario!, cuando demando, el mayor responsable es quien demanda –el otro solo cumple lo que le dijeron- pero cuando pido colaboración, cuando permito al otro crear sus propias estrategias para una meta social común, entonces estoy permitiéndole tomar responsabilidad total de su vida, sus actos y sus consecuencias, pero claro para entregar esta responsabilidad debo antes prepara el terreno, veamos:
En una misma situación cotidiana, vestirse para salir, veamos cómo funcionarían los dos escenarios. Podemos demandar obediencia: ¡Ve a vestirte! ¡Por favor ve a vestirte! ¡Déjate poner la camisa, ayúdame! etc. Ó, podemos preparar el terreno y motivarle a colaborar.
Preparar el terreno sería según la edad del niño, tener ropa fácil para el quitarse y ponerse, dejar a su alcance 2 o 3 opciones de camisa y pantalón, haberse tomado el tiempo de enseñarle a tomar la camisa y el pantalón y ponérsela, conocer el tiempo estimado que tarda el niño en vestirse, entrenarle en donde dejar la ropa sucia; y luego que el ambiente esté preparado, motivar a la colaboración “En media hora salimos, qué te falta para estar listo y salir a tiempo?”
Decía que invitar a la colaboración es permitirle tomar responsabilidad total de su vida, sus actos y sus consecuencias, así que el niño se invita a crear su propia idea par lograr la meta común “Estar listo en 30 minutos”. El niño pequeño podrá tener un poco mas de guía por ejemplo con opciones limitadas “Quieres vestirte ahora o luego de lavarte los dientes?” En este pensamiento el niño es responsable tanto del éxito con el cumplimiento de la meta, como del fracaso viendo los errores como oportunidades de aprendizaje para todos y deberá conocer con anticipación y no en forma de amenaza, qué ha decidido hacer usted (no que obligará a hacer al niño) al terminar esos 30 minutos “En 30 minutos salgo, no puedo esperar mas por que llegaría tarde, papá está dispuesto a quedarse contigo si no alcanzas” ó “En 30 minutos debemos salir, si no logras vestirte a tiempo, tendré guardar tu ropa en el morral y te vistes en el auto al llegar donde la abuela”. Quizá si repetidamente su hijo no logra estar a tiempo en 30 minutos, usted requerirá de trabajo de análisis para llegar al fondo del asunto, o el niño necesita más entrenamiento en sus habilidades ó está convirtiendo esta rutina en una manera de expresar una necesidad no satisfecha, en cuyo caso, se debe ir a la raíz del asunto.

tomada de http://1.bp.blogspot.com/-ylMdluIxvso/Tb2qz_IW48I/AAAAAAAAAAU/Dg3__PSCZzg/s1600/mayo1sassonhogar_w%255B1%255D.jpg
foto tomada de http://1.bp.blogspot.com/-ylMdluIxvso/Tb2qz_IW48I/AAAAAAAAAAU/Dg3__PSCZzg/s1600/mayo1sassonhogar_w%255B1%255D.jpg

Como se expone, dar ordenes quizá es mas “rápido”, pero invita a las luchas de poder o a la sumisión, y a la larga, el padre siempre tendrá la mayor responsabilidad en hacer que se cumpla la orden, por lo tanto tiende a escalonar la firmeza y a recurrir a otras estrategias de control (amenazas, gritos, sobornos, etc). Mientras que cuando entrenamos y motivamos a la colaboración, damos esa responsabilidad al niño, y cada vez, el padre será menos activo y el niño será mas responsable.

Muchas veces los padres sentimos que no tenemos tiempo para entrenar y motivar, porque realmente es un trabajo a futuro, pero acaso sí tenemos tiempo y energía para, durante toda su infancia y adolescencia, estarles diciendo qué y cuándo hacer las cosas y ser los responsables de qué y cómo y cuándo las hacen?

Anuncios

7 thoughts on “¿Demandar obediencia ó motivar a la colaboración?

  1. Hola. Me parece un punto de vista interesante y por ello quiero plantear mi problema. Tengo un niño que está a punto de cumplir los 12 años. Odia ir al instituto por lo que no se suele despertar, tengo que ser yo cada mañana quien le dé el toque de diana. Se recrea desayunando y cuando acaba se queda jugando, se vuelve a meter en la cama o simplemente se sienta en su cama esperando que pase el tiempo y que yo le diga setenta veces que se tiene que vestir que llegamos tarde (porque le da absolutamente igual). Después hay que decirle que haga la cama, recoja la ropa sucia y se lave los dientes. Total, que todas las mañanas vamos corriendo al instituto y nos levantamos con tiempo de sobra. Yo, que soy madre soltera, no quiero decirle más las cosas, es mayorcito y sabe de sobra vestirse, arreglarse y todo lo que tiene que hacer por la mañana. Estoy agotada y me siento frustrada. Esto no lo aguanto más. ¿Qué puedo hacer?

    1. HABLA CON TU HIJO, que siente el que se debe hacer para cumplir con sus rutinas? Permítele que el mismo se ponga un orden y tiempo para realizar cada actividad y lo escriba y lo tenga a la vista, así en las mañanas será su mismo escrito el que lo guíe… y tu te podrás limitar a decirle “mira tu hoja”.
      Habla con el sobre lo que tu harás, no puedes a el obligarlo a hacer cosas es muy agotador intentar controlar a otra persona, pero si puedes decidir que harás, por ejemplo “solo lavará la ropa que esté en el cesto de la ropa sucia” y luego, en silencio cumplir con eso, sin reproches o amenazas, así será la experiencia de su decisión lo que le enseñe. Así que es muy importante que paso a pasito (una sola cosa a la vez), pienses como puedes tu cambiar tu comportamiento para así invitarlo a el a cambiar el suyo.

      Un abrazo!

  2. Es un tema importante, además porque casi nunca estamos acostumbrados a concientizar en el espiritu colaborativo, sino que nos creemos grandes con vos de mando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s