¿No recoge su desorden?

Un simple comportamiento puede significar muchas cosas diferentes, miraremos este ejemplo de comportamiento no deseado de “no recoger su desorden” como ejemplo e inspirador para muchos otros comportamientos no deseados. Mientras tanto surgirán valiosas ideas para que SI se hagan cargo de su desorden.

Antes de corregir, la palabra mágica en La Disciplina Positiva es CONECTAR!!! ya lo hemos dicho y vale la pena repetirlo como un mantra

Conexión copia.jpg

Conectémonos entonces con el niño y con la situación que planteamos, permitámonos ver a fondo, leer el lenguaje no verbal del niño, captar nuestras aprensiones sobre la situación, y hagamos así una lectura mas profunda del tema. Una vez estemos en este estado de análisis, podríamos hacernos  4 PREGUNTAS PARA ENTENDER POR QUÉ NO RECOGE SU DESORDEN:

  1. Será que recoger su desorden lo abruma?  A veces los niños tienen tanto con que jugar, que al momento de ordenar, se abruman. Yo como adulta puedo ser responsable del orden de una casa, pero y si de repente me vuelvo responsable del orden de todas las casas de un pueblo? lo lograría?  Qué necesitaría para lograrlo? Una vez nos hagamos esta pregunta, pensemos en las capacidades de nuestro hijo según su edad, pensemos de cantidad de objetos  SI podemos hacerlo responsable a él y de que deberíamos ser responsables nosotros.
    Esta respuesta podría tener como solución, que un número limitado de objetos estén al alcance libre del niño, numero que variará según la edad y la habilidad adquirida del niño para guardar y jugar. Podríamos entonces poner algunas cosas lejos de su alcance y rotarlas, o podría tener acceso a ellas cuando las anteriores estén en su lugar. Lo importante es que esta nueva situación se presente al niño como una solución no como un castigo, y dependiendo de la edad del niño, se vincule en la clasifiquen los objetos.
  2. Será qué no sabe recoger?  Como adultos a veces damos por sentado que los niños saben ordenar, pero no hemos dedicado  tiempo a entrenarlos en el proceso.  Con nuestra mirada adulta podemos ver que es OBVIO que los carros van en la caja y los peluches en la bolsa, pero debemos reconocer que ORGANIZAR ES UNA HABILIDAD y cada habilidad requiere tiempo y esfuerzo. El primer paso para responder esta pregunta es observar en silencio como ordena nuestro hijo, podemos ver si sus esfuerzos son eficientes, si sabe seleccionar, si hace demasiados movimientos innecesarios, etc.
    Una vez observemos podemos dividir la tarea de ordenar en pequeños pasos, según veamos necesario, incluyendo al final el uso de herramientas para el aseo de su espacio, un niño pequeño puede aprender a usar la escoba de mano y el recogedor luego de cenar, un adolescente puede aprender a aspirar su cuarto luego de organizarlo.

Captura de pantalla 2017-03-03 a las 7.51.15 p.m..png

3. ¿Será que no le gusta? Cuál será el concepto que tiene nuestro hijo sobre ordenar? Cuál es el mensaje verbal, o no, que hemos dado sobre ordenar? Será que le presentamos la actividad de ordenar como un castigo? Y además de estas preguntas reflexionemos también cual el ejemplo que damos nosotros: ¿Será que siempre que ordenamos lo hacemos como si fuera un castigo? ¿Será que procrastinamos cuando debemos organizar? Todas estas preguntas nos ayudarán a entender cual es nuestro concepto sobre ordenar porque quizá sin quererlo le hemos dado una carga negativa a ordenar.
En todo caso, si a mi hijo no le gusta ordenar, podemos aceptarlo y validarlo, algunas personas disfrutan mas que otras de ordenar, es parte de su individualidad, y respetando esto, podemos ayudarle con tips para que ordenar sea mas corto, podemos ser menos exigentes o simplemente ser empáticos con su incomodidad sin mover el límite como “Reconozco que no disfrutar ordenar, lo siento, pero confío en que puedes hacerlo”

4. No quiere ordenar? Cuando lo que observamos es simplemente que no quiere ordenar, podemos analizar si es algo del momento: Estará cansado? de mal humor? tiene hambre? Está ansioso? A lo cual podemos buscar soluciones que ayuden al momento específico, podríamos entonces hacer una acuerdo “recoge la mitad ahora, y la otra mitad después de cenar” o simplemente podemos usar la EMPATÍA para validar su emoción y aun así, no negociar su responsabilidad “Entiendo que quieres salir rápido al parque, pero antes debes ordenar” ó “Veo que estás enfadado conmigo, una vez organices tu cuarto hablamos de eso que te molestó”
Pero si la respuesta que NUNCA QUIERE?  Entonces preguntémonos ¿Será esta es la manera que ha aprendido para obtener una atención especial? Será esta es la manera de demostrar su poder? Será que esta es la manera de disgustarme porque el está molesto también? En resumen, habrá un mensaje escondido en este comportamiento? Y si vemos que es algo así, entonces deja el tema de “recoger” a un lado, y enfócate en eso que está de fondo, recoger siempre podrá esperar cuando lo esencial es restablecer nuestra relación con los hijos.

AVISO.jpg

Con una imagen mas grande y mas allá de “trucos” para lograr lo que necesitamos, si nos conectamos con la situación, podemos crear estrategias para el largo plazo y así construir las habilidades de vida que deseamos para nuestros hijos!

Pamela Moreno

Mujer * Mamá De Tres * Educadora * Community Manager* Educadora De Padres y Maestros En Disciplina Positiva * Miembro De La Asociación Internacional Positive Discipline Association
* Miembro Fundador De La Asociación De Disciplina Positiva Colombia

Anuncios

Esta generación de niños y jóvenes está tan mal como lo pintan?

Diariamente vemos en las redes memes despotricando de los jóvenes y niños de hoy día, mensajes que incluso incitan a la violencia con el fin de recuperar valores perdidos, pero será que tienen razón? Esta generación de niños y jóvenes está tan mal como lo pintan? Los papás de ahora lo estamos haciendo tan mal como lo recalcan una y otra vez?

y si, como generación de padres tenemos cosas que pulir, muchos están reinventando sus recursos de crianza y no siguiendo los de sus padres, somos padres buscando no caer en los patrones del autoritarismo, lo cual es grandioso, pero debemos cuidarnos de no caer en la permisividad. La primera irrespeta al niño, la segunda al adulto y la sociedad.

Tambien a eso se le suma la CULPA.
Somos una generación de padres con culpa, y eso hace que temamos marcar los límites y que cedamos incluso por encima de nosotros mismos.
Tenemos culpa por que la sociedad  nos pide ser mamas multitareas(la culpa es mucho de las mujeres) , debemos ser las mejores empresarias, economistas, amantes, deportistas, escuchas, consejeras, cocineras, recreadoras, maestras y simplemente eso no se puede en un día que no va mas allá de 24 horas. Entonces tenemos culpa de nos ser ese modelo de mamá perfecto que nos venden y no tener tanto tiempo como queremos para los niños. La culpa entonces se transforma en miedo a que “no me quieran” y entonces, cedo. Cedo aún cuando no quiero ceder y me irrespeto, y me frustro y reacciono mal y la culpa aumenta.

Pero a mi modo de ver el panorama no termina ahí, sumamos mas dinámicas externas, vivimos una sociedad mamerta que le pide a los niños y jóvenes lo que ellos de adultos no dan, NI QUIEREN DAR.
Piden obedicencia y ellos mismos no respetan ni el semáforo.
Piden responsabilidad y cuando llegan tarde a una cita se excusan con el trafico.
Vivimos en una sociedad que cada vez mas hace a un lado a los niños, pregúnten a sus mamás cuando iban a un matrimonio sin los hijos? antes se invitaba a la familia completa siempre, los niños estaban presenten en todas las ocasiones y los adultos sabían convivir con ellos y sabían que ERAN niños. Hoy como sociedad buscamos lo facil y lo facil es no ver el desarrollo, esperar que los niños ya sean ese moldecito que ni nosotros somos, pero la sociedad no quiere ver el proceso, resultado de una sociedad inmediatista se busca que el niño YA MISMO sepa todas las normas de convivencia. Por eso las crianzas son llenas de soledad entre las paredes de un apartamento o una guardería.

Si vemos estadísticas, estas generaciones consumen menos droga que hace 50 años, consumen menos alcohol que hace 20 años, fuman menos que hace 20 años

alcohol-consumption-2015
tomado de

 

Smoking 1900-2006
tomado de

Pero Tambien vivimos en un mundo hipercomunidado de lo malo, los noticieron se encargan de envolvernos en la cultura del miedo, que si de nuevo vamos a las cifras, hoy hay menos robos, muertes y violaciones que años atrás, pero muchísima mas comunicación de cada robo, muerte y violación lo cual es bueno, pero la cultura del miedo permea mas.

 


crimenes
tomado de

 

Esta generación de jóvenes y niños es más decidida, menos temerosa, busca su felicidad, no acepta en silencio y eso es magnífico! Por que en el gobierno, en las empresas, necesitamos que  exista esa voz de protesta fuerte para reducir las injusticias. No digo que sea facil criarlos, tenemos que conectarnos y crecer junto a ellos, eso es cierto, pero estos niños y jovenes de hoy son hermosos, llenos de virtudes, de valentía, de sueños no dejen que les digan lo contrario!

¿LE TIENES SIMPATÍA AL HIJO QUE AMAS?

Image courtesy of stockimages at FreeDigitalPhotos.net
Image courtesy of stockimages at FreeDigitalPhotos.net

Traducción libre del artículo publicado originalmente en Creative Child, Por Rebecca Eanes.(http://www.creativechild.com/articles/view/liking-the-child-that-you-love)

Se ha hablado mucho sobre el amor incondicional por nuestros hijos, pero realmente no lo suficiente de lo importante que es sentir simpatía hacia ellos.  A medida que nuestros pequeños crecen, viven experiencias y ponen a prueba nuestra paciencia, puede ser muy fácil caer en la trampa del engaño al verlos a través de un lente negativo.  Porque solo vemos eso que estamos buscando, empezamos a ver que solo nos ponen a prueba, el mal comportamiento, las quejas, las agresiones, el niño que no se va a dormir.  Después, muy lentamente, sin darnos cuenta de lo que ocurre, empezamos a sentir resentimiento, empezamos a dejar de sentir simpatía.  En este momento, es muy difícil darnos cuenta de lo positivo, ver mas allá de los errores y ver el corazón de ese niño que late con bondad y amor y propósito.  El resentimiento enceguece.

Es verdad que nuestros hijos necesitan nuestro amor para vivir, lo que generalmente barremos debajo del tapete, es que ellos también necesitan nuestra simpatía.  Necesitan que los veamos, veamos quienes son, y que nos guste lo que vemos, porque así, es que ellos llegaran a verse a si mismos.  Por esto, es clave para el bienestar de nuestros hijos y por la paz y felicidad dentro de nuestros hogares, que aprendamos a ver a través de un lente positivo, aun viviendo momentos difíciles.

Simpatía por el hijo que amas.

Si estas en dificultades con sentimientos de resentimiento o no sientes simpatía por tu hijo en este momento, puede que alguna de estas sea la causa?

  1. Estabas esperando una persona diferente, mas fácil, mas parecida a ti, mas parecido a tu esposa, que duerma mejor, no tan intenso.. etc…
  2. Están agotado, exhausto, y en el punto limite.
  3. Te enfocas mucho en las características negativas.
  4. Estas distraído, de aquí para allá, y no has podido sacar tiempo para conectarte?

Las relaciones pueden ser difíciles, y esta bien no siempre estar en armonía.  Algunas veces nos equivocamos en el baile de ser padres.  Hacemos Cha Cha Cha, cuando debimos bailar Salsa.  No sincronizamos y caemos en otra trampa complicada – la culpa.  Debimos hacerlo mejor, debimos haberlo dicho distinto, apuntamos el lente negativo hacia nosotros mismos, y aunque es importante reconocer y entender nuestros errores para que los corrijamos, es inútil que nos quedemos en la culpa.  Es acá cuando debemos buscar compasión para nosotros mismos y para nuestros hijos, entender que todos somos humanos imperfectos y que eso es perfectamente normar.  Seguir adelante.

Image courtesy of stockimages at FreeDigitalPhotos.net
Image courtesy of stockimages at FreeDigitalPhotos.net

La llave para cultivar sentimientos positivos por tus hijos (y por cualquier otra persona) es cambiar tu lente.  Deja de mirar de manera negativa y mas y mas reconoce los que están haciendo bien.  Para de buscar errores y empieza a buscar sus almas.  Ella/el puede que no sea lo que esperabas, pero te garantizo que Ella/el es increíble de muchas maneras maravillosas.  Mira cuidadosamente el milagro que tienes.

Cuídate para que tu energía este llena.  Si te estas quedando sin energía, no tendrás mucho que dar.  Se que es mas fácil decirlo que hacerlo, pero pequeños cambios pueden hacer una gran diferencia.

Enfócate en las características positivas de tu hijo.  Déjaselas saber.. ¨ Sabes que amo de ti?  Tu sentido del humor¨.  Haz que oraciones ¨ sabes lo que amo de ti¨ hagan parte de tu comunicación diaria con cada uno de tus hijos.  Háblales con palabras que sean motivadoras para ellos, y deja que te escuchen hablando bien de ellos con otras personas.  Esta es la sustancia que hará que crezcan muy bellos.

Image courtesy of stockimages at FreeDigitalPhotos.net
Image courtesy of stockimages at FreeDigitalPhotos.net

Finalmente, si estas muy distraído (y es difícil evitarlo estos días), únete a mi haciendo una plegaria para deshacerte de todas las distracciones durante un periodo de tiempo cada día para conectarte con las personas que amas.   Cuando hacemos un esfuerzo en ver mas allá del comportamiento de un ser humano en frente nuestro, el imperfecto, problemático, amoroso, el ser humano maravilloso en frente nuestro, el lente negativo se caerá y se romperá, y podremos unidos, bailar sincronizados de nuevo.

La manera de “Criar pacíficamente”

ID-10046840
Image courtesy of photostock at FreeDigitalPhotos.net

Texto original de “The Way of the Peaceful Parent”:

Los niños aprenden a manejar sus conflictos con otros de la manera en que sus padres manejan sus conflictos con ellos en casa.

En el modelo de la crianza pacífica, los niños saben que los retos son oportunidades para aprender en vez de verlos como algo malo que tienen ellos y/o que necesitan culpar a otros. Ellos aprenden a escuchar y a reconocer los sentimientos y perspectivas de los demás al recibir ese mismo trato.

Los niños aprenden a expresar sus sentimientos sin atacar a los demás y aprenden a resolver conflictos y buscar soluciones que cubran tantas necesidades como sea posible a través del ejemplo que reciben de sus padres.

Ellos aprenden que resolver conflictos incluye entender al otro y tener empatía por él, aprenden mucho vocabulario emocional y magníficas destrezas de resolución de conflictos que les servirán durante toda su vida.

Aprenden a confiar que los límites de sus padres, sus solicitudes, preocupaciones y guías, existen por que se interesan por ellos y que sus sentimientos son tenidos en cuenta durante los retos diarios. Aprenden que pueden escuchar y considerar la perspectiva de los padres con mas claridad y realmente pueden aprender de las situación en vez de solo reaccionar (ya sea revelándose o complaciendo).

En esta cultura familiar, los niños sienten mucha libertad de compartir y buscar apoyo de sus padres cuando se equivocan. Ellos no tienen la necesidad de esconder sus errores, de culpar a otros, o de atacar a los miembros de su familia, porque están seguros al saber que los retos se manejarán teniendo consideración por todos y cuidando los sentimientos y necesidades de todos.

Los niños están mas dispuestos a tomar responsabilidades, como tareas o favores, cuando ellos confían en que serán guiados en vez de criticados. ~ Genevieve

El regalo de tener un hijo con carácter fuerte


Citado de ¨ The Gentle Parent: Positive, Practical, Effective Discipline 
escrito por L.R.Knost, traducido por Luis Isaza

Existen algunaaaaaaaos niños que nacen y llegan al mundo con un increíble regalo de vida, una personalidad de carácter fuerte y un espíritu indomable. Estos niños, con mucha frecuencia, no son entendidos y existen muchos libros con instrucciones enseñando como romper su personalidad, como someter su espíritu y como obligarlos a obedecer. Que increíble perdida de liderazgo, pasión, un sentimiento que este mundo sufre cuando los padres practican herramientas punitivas. No solo tenemos que valorar estos niños privilegiados con ternura y respeto, sino, que tenemos que considerar invaluables lo que recibimos a cambio.

Veamos algunas descripciones comunes usadas cuando se habla de las características de un niño con personalidad fuerte:

Demandantes

Insistentes

Tercos

Mandones

Arrogante

Difíciles

Retadores

Caprichosos

En contra

Rebeldes

Desafiantes

Ahora, veamos algunas características de adultos que hoy son lideres mundiales, CEO´s, empresarios, innovadores, atletas de talla mundial:

Decididos

Determinados

Persistentes

Autoritarios

Confiados

Valientes

Arriesgados

Comprometidos

Recursivos

Inconformes

Audaz

Noten que las características son las mismas, pero la manera en que las definimos son negativas cuando hablamos de un niño y positivas cuando hablamos de un adulto.

Otras características de un niño con carácter fuerte que coinciden con las características de un adulto líder son:

–        Son típicamente altamente creativos e inteligentes.

–        Son con frecuencia apasionados e intensos sobre sus intereses y creencias.

–        Frecuentemente tienen una necesidad insaciable de saber ¨por que¨

–        Aprenden haciendo.

–        Sienten una necesidad intensa de cuestionar el ¨status quo¨.

–        Están orientados al perfeccionismo, pero con frecuencia enfocados en expectativas propias y no sobre los demás.

–        Necesitan altos niveles de aprobación.

–        Tienen una intensa necesidad de ser escuchados.

–        Con frecuencia necesitan seguridad emocional.

–        Son resistentes al cambio, a menos que sientan que tienen algún grado de control sobre el cambio.

–        Son muy sensibles.

–        Se enfocan de manera intensa en su ultimo proyecto o interés.

–        Son altamente conscientes y altamente comprometidos.

–        Con frecuencia son intensamente independientes.

Es claro, no hay duda que tener un niño que cuestione todo es un reto, existen maneras de trabajar con ellos, en vez de trabajar en contra de ellos para preservar y proteger su regalo único. Mantener una relación sana padre/hijo es vital pues usted trabajara en encontrar un equilibrio definiendo limites con su hijo que tiene espíritu mientras no limite su libertad para que crezca y se desarrolle llegando a ser la persona que tiene destinado ser.

La clave para preservar una relación de confianza con su hijo es mantener la calma, estar presente y apoyarlo, aun cuando se establezcan limites razonables. Ayuda mucho recordar que los niños de carácter fuerte son los que mas se identifican con sus padres. Así que en vez de verlos constantemente como desafiantes o que cuestionan la autoridad, trabaje en ser padre desde un lugar en donde entienda que su hijo de carácter fuerte esta en una misión descubriendo y esta en una investigación interminable sobre usted, poniéndolo a prueba y una y otra vez tratando de encontrar sus fortalezas y debilidades. Esta clase de prueba no es negativa, a menos que usted lo vuelva una batalla de egos, en vez de manejarlo de manera gentil, guiándolos de manera respetuosa. Tomar esta posición le ayudará a ver todos estos retos no como insultos personales, sino vera estos retos como intentos de aprender, crecer y entender.

No existe duda alguna, que criar un niño con carácter fuerte constantemente lo hará ejercitar su paciencia y su auto control. El crecimiento personal que va a experimentar será invaluable mientras logra una crianza con empatía, sabiduría y compasión, pero tenga en cuenta que será agotador y seguramente, con frecuencia, pondrá sus limites a prueba, mucho mas allá de su zona de confort. Saberlo y estar preparado para esto lo ayudara a manejar el estrés inevitable que enfrentará, estar preparado y anticiparse con algunas estrategias especificas para manejar estos retos, lo ayudará a responder de manera calmada y efectiva.

Este es un buen momento para repasar las tres C´s de la disciplina positiva: Conexión, comunicación y cooperación.

Conexión: Mantear una conexión segura con su hijo es vital. Este es el trampolín de donde todas las interacciones con su hijo se originaran, y es el punto al cual los dos regresaran, una y otra y otra y otra vez, cuando su relación este maltratada, resentida y distanciada.

  • Jueguen juegos de palabras, de mesa, juegos de coger y empujar al aire libre, juegos de muecas en el espejo. El juego es el lenguaje de la infancia, así que asegúrese de hablar el lenguaje de sus hijos todos los días.
  • Ríanse juntos. El humor es una herramienta de crianza subvalorada. Pero, ayuda a bajar la resistencia de las personas, inspira sonrisas, hace que la gente se acerque y reconecta corazones.
  • Lean libros de cuentos juntos, lean capítulos de libros, catálogos de viajes, enciclopedias, lean cualquier cosa que los inspire a soñar juntos, hablen, planeen, emociónense y compartan intereses.
  • Enfóquese mas en lo que es su hijo, que en lo que hace su hijo. Recuerde, usted esta criando una persona, no solucionando un problema. Así que asegúrese de pasar tiempo conociendo a la persona, no solo al niño. No tiene que invertir dinero, solo caminen juntos, hablen, compartan un helado, busquen figuras en las nubes… disfrútense uno al otro.

Comunicación: Los niños tienen su propio ¨mundo interior¨ lleno de pensamientos y planes y problemas y preocupaciones y esperanzas y sueños que están ocupando su tiempo y su atención, así que la falta de cooperación con frecuencia simplemente tiene que ver con que tienen otras cosas en la cabeza. Entender un poco ese propio ¨ mundo interior ¨ es clave para guiarlos y criarlos de manera respetuosa.

  • Escuche con su corazón: Escuche ¨los mensajes entre líneas¨ que su hijo esta comunicando a través de su comportamiento. Escuche y escuche y escuche un poco mas. Este será siempre el primer paso cuando se comunique con su hijo.
  • Refleje, conéctese y redirija. Refleje lo que escucha, no importa su hijo lo si lo comunique con palabras o con comportamientos. Esto es lo único que valida sus emociones y les hace saber que usted los escucha y entiende, pero también les ayuda a entender sus propias emociones. Por ejemplo, si su hijo está molesto porque no puede comer una galleta después de lavarse los dientes antes de acostarse, ¨ Te entiendo, estas molesto porque quieres una galleta ¨, después establezca la conexión: ¨ A mi también me gustan las galletas ¨ y proponga una solución, ¨ Que tal si vamos los dos y escogemos las dos mejores galletas y las ponemos en un lugar especial para que las llevemos al parque mañana en la mañana?¨
  • No tome la negación como un insulto personal. Un niño con carácter fuerte es su propia persona con sus propios planes. Enfóquese en invitar a la cooperación, en vez de pedir obediencia. No importa si es que se quede dentro de la cama, o que tenga que ordenar, no importa, esfuércese en tener una solución en equipo y anticípese con un plan de acción. Por ejemplo, le podría decir, ¨ Parece que tienes problemas para acostarte a dormir en la noche, que crees puedes hacer para estar preparado para acostarte a la hora de dormir?¨ o ¨es importante que recojas tus cosas para que no se dañen, pongamos un cronometro por 10 minutos y recojámoslos juntos, veamos quien recoge mas¨
  • Haga un acuerdo irrompible de no acudir al castigo para controlar el comportamiento. El resentimiento que viene de ser castigado hace que el niño se retraiga en un mundo propio de responsabilidades. No les esta enseñando responsabilidad y el resentimiento puede causar muchos de los comportamientos que esta tratando de evitar.
  • Comuníquese diariamente, de manera externa con su hijo y de manera interna con usted mismo, los aspectos positivos de la personalidad de su hijo. Cuando usted se enfoca en arreglar un niño que esta ¨dañado¨, ellos reciben el mensaje que de alguna manera están dañados, y esa no es una imagen saludable de uno mismo que se quiera llevar a la adultez.
  • ¨No¨ no es un pensamiento completo, es un imperativo, una orden. No enseña, solo dice. Si quiere que un niño aprenda a pensar como un adulto, tómese el tiempo de explicarle el pensamiento de un adulto.
  • Recuerde que los niños, especialmente cuando están molestos, empiezan ¨ conversaciones ¨ a través de su comportamiento, y depende de usted, el único adulto en esa relación, que los guie amablemente para que continúe esa conversación de manera verbal y también es responsabilidad suya darle las herramientas para que lo pueda hacer.
  • También tenga en mente que las costumbres sociales de la rudeza simplemente no nacen con nosotros y no aplican a las interacciones tempranas con nuestros hijos. Se aprenden imitando lo que los padres hacen. Las buenas costumbres es un tema que viene del corazón y no puede ser impuesta con poder de otro a menos que queramos que sea un fachada externa en vez de una cortesía del corazón. Ayudarle a su hijo de carácter fuerte a hablar de manera amable, significa que usted debe hablarle de manera amable, como también ofrecerle guía cuando digan cosas groseras como, ¨No me gusta tu tono de voz¨ o ¨Eso que dijiste no es amable¨ y mejor darle opciones para volver a decir lo que quieren. ¨Puedes decirme eso de nuevo de manera amable?¨ Siempre me esforzare en ser bueno contigo y me gustaría que tu tratares de hacer lo mismo por mi.¨ (ver el Apéndice B en El Padre amable: Disciplina Positiva, practica y efectiva para conocer mas ideas).

Cooperación: Siempre mantenga al frente de sus objetivos de crianza que lo que usted esta buscando es cooperación con consideración, no obediencia sin pensamiento. De esta manera usted recordara tratar a su hijo como un individuo considerado con ideas y necesidades y sentimientos propios, en vez de un robot sin mente que esta ahí para que siga sus ordenes.

  • Establezca limites claros y explíquelos usando palabras adecuadas de acuerdo a la edad de su hijo. Recuerde, si quiere invitar a la cooperación, usted debe hacer una invitación a cooperar.
  • Limite la cantidad de limites. Niños con personalidades fuertes frecuentemente se estresan simplemente por sus intensas emociones y sus reacciones, así que ayúdeles a ser exitosos simplemente teniendo pocos limites, que sean claros y que se mantengan consistentemente.
  • Asegúrese que deje participar a su hijo en poner los limites para que ellos sientan que tienen algo de control sobre sus vidas y así ellos sentirán propiedad sobre sus propios limites.
  • Haga lluvia de ideas con su hijo para que encuentren maneras de cómo trabajar juntos. Algunas ideas pueden ser tener señas con las manos o palabras que serán códigos secretos entre ustedes que indican cuando es hora de irse a casa o hacer tareas o controlar el nivel de ruido.
  • Invítelo a la cooperación creando juntos rutinas diarias. No se sorprenda si su hijo termina siendo mas estricto que usted siguiendo las rutinas, hasta el punto que la presione para seguirlas. Estos niños afortunadas tienden a involucrase del todo, enfocados y comprometidos, y ellos esperan que usted también lo haga.
  • Coopere con las necesidades y con la personalidad de hijo trabajando con ellos, en vez de trabajar en contra de ellos. Por ejemplo, si usted sabe que a su hijo se le dificulta parar durante una actividad, dele suficiente tiempo para que encuentre ese momento de descanso cuando usted necesite que dejen por un rato la actividad. O si usted sabe que a su hijo se le dificulta seguir instrucciones a la hora de ir a dormir, intente dibujar o escribir lo que tienen que hacer antes de ir a la cama (Lavarse los dientes, pijamas, etc, etc), háganlo en pelotas de ping pong y póngalas en un recipiente al lado de la cama para que su hijo sienta que tiene algo de control en la situación y en la rutina. Su niño deberá solo meter la mano y sacar una a una las pelotas de ping pong, así la rutina de ir a dormir cada noche tendrá un orden sorpresa distinto, o también puede sacarlas todas al tiempo y organizar la rutina como el quiera.
  • Si usted ya esta atrapado en una batalla de poder, cara a cara, con su hijo, guarde sus guantes de boxeo para que su hijo (eventualmente) se sienta seguro de guardar los de el. Cuando usted pelea con su hijo, es probable que gane una o dos batallas, pero es seguro que usted perderá el tesoro, una relación llena de confianza. Guardar los guantes significa tomarse todo con calma, respirar con sus propias emociones, y encontrar una solución en conjunto con su hijo. Recuerde, usted es el adulto en la relación, pero esto no le da el derecho de someter con poder a su hijo; esto le da la responsabilidad de empoderar a su hijo. Esto involucra la habilidad de usar las herramientas de la diplomacia: Comunicación, cooperación y compromiso, que usted quiere que su hijo guarde en su propio maletín de emociones.

Recuerde, los niños que vienen al mundo con los ¨guantes de boxeo puestos¨ son aquellos que se convierten en los mas importantes influenciadores del mundo. No es fácil criar estos influenciadores del mundo. (Lo se, Créanme, dos de mis seis hijos son influenciadores mundiales en proceso de crecimiento), pero la recompensa es increíble.

Mis hijos no son el centro de mi vida.

No vayan a malinterpretar, amo a mis hijos, tanto les amo que no les cargo con la responsabilidad de ser el centro de mi vida, esa responsabilidad es mía y solo mía. Y para ser sincera realmente me ha costado y me cuesta retirar a mis hijos de ser el centro de mi vida, pero se los debo a ellos y a mí.

….

De bebés mis hijos necesitaban todo de mí. Mi cuerpo, mi alimento, mi protección, mi calor y mis brazos debían estar dispuestos para saciar sus necesidades y siempre que pude lo estuvieron. En esos momentos fácilmente caía en poner al bebé como centro de mi vida, pero bien explica Jean Liedloff, en su Teoría del Continuum, por qué no debemos hacerlo:

“Una madre o un padre que sólo se dedica a cuidar de su hijo lo más probable es que se aburra y resulte aburrido para los demás, y no sólo eso, sino que cuide a su hijo de una manera incompleta. Un bebé necesita estar en medio de la vida de una persona activa, manteniendo un constante contacto físico y siendo estimulado por una gran parte de aquellas experiencias de las que el bebé participará en el futuro. El papel de un bebé en brazos es pasivo, observa con todos sus sentidos. Sólo de vez en cuando disfruta de una atención directa, de besos, de que le hagan cosquillas, lo lancen al aire… Pero su principal tarea es contemplar las acciones, las interacciones y el entorno del adulto o del niño que lo cuida. Esta información prepara al bebé para ocupar su lugar entre su gente al haber entendido lo que ésta hace. Frustrar este poderoso deseo mirando inquisitivamente, por así decirlo, a un bebé que te está mirando de manera inquisidora, le crea una profunda frustración; esposa a su mente. El deseo del bebé de ver una figura central fuerte y ocupada, a la que él pueda ser secundario, es minado por una persona necesitada emocionalmente y servil que está buscando la aceptación o la aprobación de su hijo. El bebé enviará cada vez más señales, pero no serán para pedir más atención, sino para que se le incluya en la experiencia del adulto. La mayor parte de la frustración del bebé está causada por su incapacidad de obtener la solución adecuada por parte del adulto al señalarle que hay algo que no va bien.” (Mas información sobre este planteamiento, ir a Las infelices consecuencias de vivir centrado en el nino)

DSC_0701

En este camino de ser YO el centro de mi vida, el concepto del respeto mutuo crece y explota. Entiendo entonces que mi hijo ya no es bebé, que es un preescolar activo y ávido de experiencias, entiendo que él es otro y que ese otro puede estar en desacuerdo conmigo e igual amarnos y respetarnos. Respeto entonces sus deseos  a vivir fracasos con la cuchara y la sopa, respeto su necesidad de decirme “NO!”, respeto sus luchas-frustraciones-aprendizajes, respeto sus momentos de enojo. Todo lo anterior lo respeto y no lo tomo personal, es el proceso de formación y crecimiento de mi hijo por eso le acompaño y le muestro empatía, pero no por eso derrumbará mi centro. Ya no puedo culparle cuando pierdo la paciencia o grito o reacciono irracionalmente, porque YO soy el centro de mi vida, YO soy la responsable de mis pensamientos y acciones. Soy la única responsable de crear estrategias que me hagan ganar en autocontrol, por eso yo me ocupo de cuidar de mí, de nutrirme, de hacerme feliz. Soy la responsable de llenar mi jarra interna de paz para así tener paz para ofrecer.

Como dice Gigliola Nuñez, de Disciplina con Amor “La disciplina positiva se trata de respeto mutuo, firmeza y amor, pero sólo un padre que ha cuidado de sí puede tener autocontrol y ser así un líder amoroso para su familia.”

Pámela Moreno

Mujer – Mamá de dos – Esposa
Publicista – Bloguera
Educadora de Padres en Disciplina Positiva –
Miembro de la Asociación Internacional Positive Discipline Association