El poder de la vulnerabilidad

Le tememos tanto a la vulnerabilidad que para protegernos de ella buscamos ser perfectos y peligrosamente, tratamos de perfeccionar a nuestros hijos.
Pero ¿saben? los niños vienen ya adaptados para Luchar.
Cuando sostenemos en manos estos bebés perfectos, la tarea no es decir “oh! por Dios es Perfecto” ¿Es mi tarea es que siga así y asegurar que sea parte del equipo de tenis en 5to grado y aceptado en Yale en el 7mo grado?
Esa no es nuestra tarea. Nuestra tarea es verlo y decir “Eres imperfecto y estás hecho para luchar pero eres digno de amor y pertenencia”. Esa es nuestra tarea.

Anuncios